España Gastroexperiencias

¿GASTRONOMÍA DEL CUERPO O DEL ALMA? EL CAMINO DE SANTIAGO

España

La primera vez que me interesé en el Camino de Santiago de Compostela, fue cuando me enteré que a esta ruta que yo consideraba sólo religiosa, le habían agregado las “rutas gastronómicas” por lo que mi principal motivación de viaje antes de recorrerla, era la investigación desde los enfoques gastronómico, turístico y cultural, sin embargo el casi haber perdido la vida un mes antes de iniciarla subiendo la montaña del Iztaccíhuatl hizo que tomara una enorme importancia espiritual, por lo que la inspiración de este artículo viene de mi corazón…

Mi primer sorpresa al empezar a leer diversas guías del Camino de Santiago de Compostela (se encuentra junto con Jerusalén y Roma entre las tres más importantes romerías de la historia), fue que no explicaban el motivo u origen de la ruta sino las etapas en sí, como si fuera solamente una carrera de competición a ver quien llega primero (cuando la tortuga tiene más que contar del paisaje aunque la liebre haya llegado primero) y que prácticamente no hablaban nada sobre la gastronomía tradicional o emblemática de las regiones a recorrer, ni sobre el enorme valor patrimonial. Más tarde entendí que más bien el concepto que se tiene del peregrino es de un turismo masificado e incluso en algunas ocasiones es discriminado al considerársele de un extracto socio económico bajo, que gran error pues encontré peregrinos de todo tipo, en la gran mayoría gente de un altísimo nivel socio-cultural, educativo y ante todo humanístico deseosos de vivir experiencias inolvidables que contar.

El origen del camino
El nombre del camino es en honor al Apóstol Santiago el Mayor que fue llamado por Jesús junto a su hermano Juan cuando echaban las redes en el lago de Tiberíades, a quien el Maestro posiblemente por su carácter impetuoso cariñosamente le llamaba “hijo del trueno”. Fue el Apóstol que a mayor distancia se traslado en su peregrinaje anunciando la buena nueva y que es asesinado por Herodes Agripa. Cuenta la leyenda que sus discípulos Teodoro y Atanasio rescatan su cuerpo para después de un sin fin de contratiempos o “pruebas” darle sepultura en Santiago de Compostela, Galicia, España, que es la meta física del peregrino, el visitar su tumba, aunque los más piadosos terminan en Fisterra por el alto valor histórico que representa.

¿Donde empieza el camino?
Físicamente en la casa y espiritualmente en el corazón de la persona que sale un día al amanecer con los ojos iluminados, motivado por la fe y esperanza. En realidad debe iniciar al menos tres meses antes con la preparación física, ya que en promedio se recorren de 20 y hasta 33 kilómetros cargando una maleta de máximo 10 kilogramos al día, para contar con una muy buena condición física, logística y equipamiento pues la falta de esto me llevo a estar solo en la montaña del Iztaccíhuatl en un refugio a más de 4800 mts. donde me dio hipotermia y casi muero… por lo que una de mis motivaciones personales al hacer el camino de Santiago fue agradecer a Dios esta nueva oportunidad. La ruta se puede hacer de diversas maneras ya sea andando o en bicicleta. Existen varios inicios del camino por lo cual tiene varios nombres; (ver mas en: caminodesantiago.consumer.es) por citar algunos el camino portugués, catalán, vasco, aragonés… en mi caso decidí dos opciones el camino francés y el camino primitivo por tener sólo doce días disponibles.

Las 3 etapas

El camino francés
Tiene muchos puntos de partida en las diversas guías pero los más conocidos en Francia son: Arthez de Béarn, Lescar, Lourdes, Samport, Borce. Turísticamente el inicio por excelencia es St. Jean-Pied-De-Port una hermosa ciudad francesa en los pirineos franceses que ofrece espectaculares paisajes. Lo primero que se recomienda hacer es ir a la oficina del peregrino para obtener su carnet/credencial en la rue de la Citadelle 39, por 2 euros ya que este le brindará diversos beneficios como precios especiales en hostales, museos e incluso en hospitales, además que si desea obtener la codiciada Compostela que es un documento que es entregado a quienes realizan el camino pietatis causa y que al menos han cubierto los últimos 100 km a pie o 200 en bicicleta o a caballo, debe ser avalado con los sellos de los distintos albergues y sitios autorizados en el carnet/credencial. Le recomiendo llegar temprano o entre semana que disminuye la afluencia de peregrinos y visitantes de lo contrario será difícil encontrar una cama libre.
La primera etapa de St Jean-Pied-De-Port (Francia) a Roncesvalles (España) es de 28 km, la longitud total hasta Santiago de Compostela es de aproximadamente 764 km (se recorre en 30 días aproximadamente a pie), aunque en mi experiencia sugiero calcular dos o tres kilómetros más de los que marcan las guías, que muchas veces miden en forma lineal sin calcular curvas, extensiones del camino, zigzagueo en las bajadas (mucho cuidado con las rodillas por el peso de la mochila). Por ello, es muy conveniente tomar una buena cena la noche anterior. Varios de los restaurantes aledaños a los diversos hostales ofrecen el menú del peregrino que va de 10 a 12 euros y en algunos contados casos, integran platos tradicionales como la famosa Tarta de Santiago hecha de almendras pues lamentablemente en su mayoría ofrecen pasta, arroz, patatas fritas y otros platillos ricos en carbohidratos pero no siempre funcionales para el gran esfuerzo físico que se hará diariamente, eso si a bajos costos para el negocio y caro para los peregrinos, lo que fue una queja continua quienes estaban dispuestos a pagar más por una verdadera experiencia gastronómica, con un servicio de calidad y hospitalario.

Al otro día antes del amanecer y llenos de ilusión nos levantamos para desayunar en el hostal y cual va siendo nuestra gran decepción que por 5 euros nos dieron pedazos de pan duro, mantequilla, mermelada, medio vaso de jugo de naranja (no natural) y eso si mucho café, desafortunadamente nos exigieron pagar por adelantado por lo que ni al caso perder el tiempo exigiendo algo más, error de novatos. Esto sirvió de experiencia para siempre llevar en la mochila manzanas, almendras, amaranto, plátanos y si se podía unos dos huevos duros con un pedazo de pan, chocolate, al menos un litro de agua (hay muchas fuentes de agua potable en el camino) y un poco de mezcal por si hacia frío o ¡se presentaba la ocasión de compartir con mis compañeros peregrinos! Mucho cuidado en llevar latas o exceso de alimentos que lamentarás en las cuestas empinadas, ya que es innecesario pues normalmente cada 5 o máximo 10 km encontrarás algún pequeño lugar donde comer o tomar algo. Incluso la mayoría de hostales cuentan con cocina para que puedas preparar algo después de comprar en tiendas cercanas antes de descansar. Cabe destacar en general la limpieza y seguridad en casi todo el recorrido.

Credencial y concha del peregrino
Credencial y concha del peregrino
Tarta de Santiago
Tarta de Santiago
St Jean-Pied-De-Port (Francia)
St Jean-Pied-De-Port (Francia)

Esta primer etapa del peregrino es sumamente exigente ya que desde el inicio subes parte de los pirineos por lo cual los primeros 20 km son de pendientes muy pronunciadas (se recomienda incluso iniciar en algún otro pueblo cercano a 20 o 30 km con el camino más amigable para ir aclimatándote y preparando las piernas) en donde vi a varios compañeros parar agotados y con ampollas al no estar bien preparados, aunque vale la pena por las espectaculares vistas, ¡claro una vez que llegas a la cima mientras recuperas el ritmo de respiración! De Roncesvalles al otro día camine hacia Zubiri (23 km) y un día después a la cosmopolita ciudad de Pamplona (25 km). Fue un recorrido muy agradable donde puede hacer amigos, conversar, aprender y compartir pero era ya el momento de dejar el tramo del camino “turístico, masificado, cómodo y seguro”. Afortunadamente tuve en mi camino varios Maestros (como Monserrat, los caballeros del Camino Vicente y su hermano Ángel) que ya habían recorrido otros caminos que me fueron preparando para mi propio camino. Por lo que en Pamplona me despedí de mis nuevos amigos, de Jimena la peregrina más joven (14 meses) y viaje en tren a Oviedo.

1ª etapa con los Caballeros del Camino y Jimena la Peregrina más joven
1ª etapa con los Caballeros del Camino y Jimena la Peregrina más joven
1ª etapa con los Caballeros del Camino y Jimena la Peregrina más joven
1ª etapa con los Caballeros del Camino y Jimena la Peregrina más joven
1ª etapa con los Caballeros del Camino y Jimena la Peregrina más joven
1ª etapa con los Caballeros del Camino y Jimena la Peregrina más joven

El camino primitivo
Hay un refrán que dice “quien va a Santiago y no a Oviedo visita al Siervo y no al Señor” esto en alusión a que en la Catedral de Oviedo se encuentran reliquias de nuestro Señor Jesús, la virgen María, Pedro el Apóstol entre otras muchas de incalculable valor… De igual modo de aquí sale el primer Rey que visita al Apóstol Santiago (atraído por los rumores del descubrimiento de su tumba por el eremita Pelayo atraído por el signo de unas luces) Alfonso IIel Casto” (791-842) quien valida los restos y construye una pequeña iglesia sobre su tumba, quedó así inaugurado históricamente el primer itinerario de peregrinación.
Al amanecer salí de Oviedo rumbo a Grado (30 km) pero antes pase a la catedral para visitar al “Señor”, cual va siendo mi sorpresa que la iglesia la abrían hasta las 9:00 a.m. dos horas de espera son muchas especialmente en un día que se veía sería caluroso. Aquí empezaron las dificultades por falta de señalética e información para salir de la ciudad por lo que perdido demoré casi una hora en salir. Al principio fue muy extraño pues no observe a ningún peregrino, los caminos eran sumamente estrechos y ya no se oía ese bullicio de otros peregrinos platicando. Me encontraba totalmente solo, hasta que empecé a no a ver, sino a observar el paisaje y no oír sino escuchar a la naturaleza incluso parecía que a cada paso el camino se volvía más bello, volteé hacia atrás y extrañamente parecía que el camino se iba cerrando, poco a poco dejé de sentirme solo… Fue indescriptible este primer día “solo” pues conforme daba cada paso me sentí más cerca de Dios y más acompañado que nunca. A esta etapa la llame de introspección y éxtasis. Al final llegué a Grado con un calor de 30 grados, después de haber recorrido 33 kilómetros en 7 horas extenuado y hambriento. Para mi sorpresa encontré muy buenas opciones de hospedaje y comida, incluso con mayor variedad de platos tradicionales a un justo precio costo-beneficio.

Señalética Camino de Santiago
Señalética Camino de Santiago
Camino frente
Camino frente
Camino detrás
Camino detrás…

La siguiente etapa fue de Grado a Salas (20 km), al tener tan maravillosa experiencia espiritual un día anterior, decidí seleccionar los temas, familia, personas más importantes para mi e ir reflexionado sobre ellos en el camino. Fue un recorrido de hermosos paisajes donde encontré un lugar encantador para comer en un tronco-mesa muy especial por el deseo que en el dejé. Esta fue la etapa más fuerte espiritualmente hablando pues saqué recuerdos muy dolorosos de mi vida personal, me declaré vulnerable e impotente de lograr ciertos sueños y me acogí a los brazos de Jesús dejando todo a su voluntad y al manto de la Virgen de Guadalupe (nuestra amada Virgen Morena) y pude perdonar a otras personas deseándoles el bien pero sobre todo, me perdoné a mí mismo por mis errores… Al pasar por este trance sentí una gran paz que me inundaba y mire al costado una fuente llamada “santidad” me acerque y sentí un deseo inmenso de sumergirme en ella, al contacto con el agua imagine lo que estaba pasando… me estaba purificando como cuando te bautizan de niño y supe que todo iba a estar bien lo que me inundó de una inmensa alegría, deseos de vivir y seguir luchando hasta el final por lo que vale la pena en la vida como la amistad, el conocimiento, la enseñanza, la familia… y, sobre todo, ¡el amor que mueve al universo!

Al llegar a Salas tuve una de las mejores comidas de todo mi recorrido, unas deliciosas alubias con bacalao y unos calamares rebozados con una muy buena ensalada acompañados de un vino tinto de la región que me supieron a gloria. Terminaba mi etapa del perdón, purificación y transmutación que cambiaria mi vida. Al término de la comida viaje en autobús a Oviedo para ahora si visitar las reliquias sagradas y agradecer a Dios por lo que había sido mi transmutación espiritual y personal (me sentí puro y lleno de regocijo al estar frente a ellas), para posteriormente partir hacia la ciudad amurallada de Lugo a la tercera y última etapa.

Fuente santidad
Fuente santidad
Tronco-mesa
Tronco-mesa
Alubias con Bacalao
Alubias con Bacalao
Reliquias Oviedo
Reliquias Oviedo

Lugo a San Román da Retorta (20 km). La etapa más difícil de todo el viaje fue ésta ya que después de viajar en autobús durante 8 horas de Oviedo a Lugo, llegando en la madrugada, desperté muy temprano pero lamentablemente estaba lloviendo de manera torrencial y yo ya venía sintiéndome enfermo después del gran esfuerzo en el tramo hacia Grado con temperaturas muy altas. Estuve a punto de regresar a la cama de la pensión pero supe que era una prueba a mi fe por lo que cambié los tenis por las botas, fui a la farmacia e iniciamos el camino. Ya iba con fiebre por lo cual incluso me pasé del pequeño pueblo de San Román, afortunadamente me di cuenta unos kilómetros adelante al preguntar y volví sobre mis pasos. Dormí en el Albergue A Retorta Guntín de cuento de hadas sumamente cómodo al cual llegaron posteriormente una pareja de Argentinos que amablemente me regalaron infusiones con lo que pude pasar un poco mejor la noche.

Al otro día inicié no tan temprano por el frío del amanecer, la etapa de San Román de Retorta a Melide (30 km), camino peligroso pues una gran parte se hace en una pequeña carretera donde transitan autos a gran velocidad. Aunado a esto una gran cantidad de empinadas cuestas e impresionantes montañas a las cuales ya no pude apreciar por encontrarme ardiendo en fiebre por lo que incluso en la más larga y pronunciada tuve que pedir ayuda desesperadamente a mi Ángel que me acompañó durante casi todo el camino para poder llegar a la cima, pues por un momento pensé que si paraba ya no iba a continuar al estar en medio de la nada… Apoyándome al final en mi bordón y las paredes, caminando ya muy despacio pude llegar a Melide después de más de 8 horas, me trasladé a Urgencias en el hospital local donde me diagnosticaron 4 kilos menos por el esfuerzo físico, la deshidratación y me dieron la medicina adecuada para poder continuar. Llega un momento en el camino, que tu espíritu es el que toma las riendas, ya que se ha fortalecido de tal manera que literalmente carga al cuerpo y eso sucedió conmigo por lo que al otro día a las diez de la mañana (después de dormir por primera vez 8 horas seguidas) ya estaba en marcha hacia Arzúa a 16 km. Aprendí a irme recuperando en el mismo camino a un paso más conservador pero con una percepción mayor ya no de lo que había a mi alrededor sino lo que había dentro de mi… y fue en esta etapa donde descubrí los paisajes más hermosos rodeados de sueños y esperanza que una gran sonrisa en forma de arcoíris me inspiraba.

Albergue A Retorna Guntín
Albergue A Retorna Guntín
Albergue A Retorna Guntín
Albergue A Retorna Guntín
Albergue A Retorna Guntín
Albergue A Retorna Guntín

Los últimos dos tramos del camino de Arzúa a Pedrouzo (22 km) y de Pedrouzo a Compostela (20 km) nuevamente se vuelven a masificar y se llena de ruido que es insoportable comparado con la música de la sinfonía celestial que se toca en la paz, el silencio de la naturaleza y que desborda de alegría a tu corazón al escucharla, por lo que es cierto aquel dicho de que “un turista se puede convertir en peregrino pero jamás un peregrino volverá a ser sólo turista” y esto ha quedado confirmado en un servidor. Al fin después de 240 kilómetros caminando en 10 días y 600 en transporte por dos días aproximadamente, llegamos a la meta física la gran Catedral de Santiago de Compostela que se encuentra en plena remodelación. Es importante en este último recorrido salir muy temprano para llegar a la misa de las 12 en honor a los peregrinos la cual es impactante entre otras cosas por el enorme recipiente que utilizan para el incienso y que elevan en lo más alto de la catedral para que a una velocidad impactante la cruce toda… si ya espiritualmente éramos peregrinos y oficialmente tenía la Compostela por lo que fui llamado PEREGRINO GASTROSOFO ANTONIUS.

Mientras se realizaba la misa en varios idiomas todos nos mirábamos cansados pero muy orgullosos de haberlo logrado. Pedí mucho por mi Maestro el Dr. Tomillo que en aquel momento estaba muy enfermo (aunque murió esa misma noche, descanse en paz), mi familia, mis seres queridos, la humanidad; y tomé en mis manos mis propias reliquias que me acompañaron durante todo el camino para que fueran bendecidas con mis anhelos más profundos, uno de ellos en que si algún día Dios me daba un hijo le llamaría Jesús Santiago en agradecimiento por haberme salvado la vida en el Iztaccíhuatl (si es niña que su madre le ponga el nombre ¡es lo justo! ), un ámbar muy especial… mi placa con mis datos que me acompaña en todos mis viajes y la pareja del pendiente en forma de concha símbolo del peregrino, que utilizo como testimonio vivo de lo ya detallado que contaré a todo aquel que quiera escuchar como lo hago ahora, que algún día será para ¡la peregrina que me acompañe en el camino del misterio de la vida!

Catedral Santiago de Compostela
Catedral Santiago de Compostela
Misa
Misa
Mis tesoros
Mis tesoros
Mi Compostela
Mi Compostela

Reflexiones acerca de la gastronomía y planificación
En los tramos masificados de turistas que trataran de ser peregrinos (muchos lo serán después de años) es evidente la oportunidad de poder desarrollar una cocina tradicional con platillos y bebidas preparados con ingredientes de la región que puede generar el comercio justo, acortar cadenas de distribución y costos destacando la trazabilidad (saber de donde viene el producto hasta su consumo) como ventaja competitiva, generar beneficios sociales como empleos, integración familiar, pero sobre todo dinamizar la identidad y orgullo por su tierra y paisaje. De igual modo es de vital importancia la planificación de servicios, restaurantes, hoteles, productos como rutas reales que permitan transformar a estos pequeños pueblos en verdaderos destinos turísticos evitando el crecimiento desordenado y la aversión hacia los turistas por la comunidad local. Asimismo entender y segmentar estas masas en los diversos segmentos y subsegmentos de turismo que pude apreciar: cultural, rural, senderismo, deportivo, salud, gastronómico, religioso y muchos más…

Es de llamar la atención la poca HOSPITALIDAD que las comunidades que se encuentran en el camino muestran al peregrino, si bien son amables cuando les preguntas o te orientan cuando tomas una vía errónea, ni uno solo me ofreció al menos un vaso de agua. Esta HOSPITALIDAD como bien lo decía mi querido Maestro y amigo el Dr. Tomillo es la esencia no sólo del turismo sino de la humanidad misma (él fue tan hospitalario que hasta me esperó para poder tener el honor de despedirme en su funeral y llevarle un obsequio de Compostela).

¿Qué pasa una vez que termina el Camino?
Es cuando empieza el camino verdadero, el de lograr hacer realidad todo lo que se reflexionó en tantas horas de introspección y aprovechar la oportunidad de ¡estar vivos! No dejar nunca en tu mente y corazón un “si hubiera, que habría pasado…” por falta de decisión y valor. Ya lo dice la Biblia en hechos (9:2) “El Camino: es el 1er nombre del cristianismo. No se le veía como una religión más, sino como una nueva manera de vivir iluminada por la certeza de la salvación“.

He dado mi mejor esfuerzo para tratar de sintetizar en estas pocas páginas todo lo que viví en doce días, lo que seguramente se podría convertir en un libro pues hay tanto que contar… pero sólo deseo que este mensaje llegue y toque el corazón de otros peregrinos y algunos que están deseosos de serlo y alguno de ellos quizás tarde o temprano sólo con el tiempo comprenderá la profundidad y esencia de esto que ha sido escrito no por el investigador sino por el simple ser humano que ¡siente, vive, sueña y siempre tendrá fe y esperanza!

P.D. Habrá segunda parte a más tardar en el año 2017 volveré para recorrer a pie lo que hice en transporte es una promesa conmigo mismo y no descansaré en paz hasta que la cumpla. Esta historia continuará…

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *