Gastrotips

¿Compras alimentos bonitos? ¡Cuidado transgénicos!

transgenicos

Los transgénicos son productos a los cuales se les añade uno o más genes de una planta o animal para conferirle una característica deseada —mayor crecimiento en menor tiempo, resistencia a cambios climáticos, mayor coloración para hacerlo más atractivo a la vista…—.

Tras largas investigaciones, experimentos y estudios, se ha constatado hasta el momento los siguientes efectos negativos sobre la salud: aparición de nuevas alergias, aparición de genes resistentes a los antibióticos en bacterias patógenas para el organismo y mayor incremento de contaminación en los alimentos (por el uso de químicos en el cultivo).

Estos peligros van más allá de la salud, afectan el medio ambiente y la economía de las comunidades vulnerables, ya que son propietarias de ellos las grandes corporaciones.

Los alimentos transgénicos más comunes son el maíz y todos sus derivados (harinas, salvados, aceite, jarabe, entre otros), soya y sus derivados, algodón, papas, caña de azúcar, arroz, jitomates de larga duración, fresas, piñas y pimientos.

Por lo general, los alimentos con modificaciones genéticas (transgénicos) cuentan con características similares que los hacen ver uniformes, por ejemplo tener un tamaño y color similar entre los productos de una misma cosecha.

Ten cuidado de no consumir por estética, ya que muchos de esos productos bonitos pueden ser transgénicos y dañar tu salud, es preferible comprar alimentos con pequeñas imperfecciones en los mercados artesanales o a productores directos y así apoyar la economía de sus familias y fomentar el comercio justo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *