Gastroexperiencias Puerto Rico

Circuito Gastronómico en Puerto Rico: Aromas, Sabores y Emociones

Puerto Rico

La bella “isla” como también es conocida, ofrece mucho más que sol y playa, pues cuenta con un patrimonio cultural gastronómico tradicional que en muchas regiones se cuece día a día. Puerto Rico es un Estado asociado a los Estados Unidos con estatus de autogobierno, esta relación de más de 100 años a generado una mezcla de alimentos y bebidas donde impera la oferta gastronómica de Estado Unidos y de países como Francia, España… por la dependencia de importaciones, sin embargo hoy más que nunca a pesar de esta dependencia se mantienen vivos esos aromas, sabores que con gran hospitalidad generan emociones para brindar experiencias gastronómicas de Alta Cocina Tradicional Boricua.

Con la intención de poder degustar en 3 días disponibles los tesoros gastronómicos de la apetecible isla hicimos un circuito gastronómico que inicio en San Juan, Ponce, Boquerón Cabo Rojo, Mayagüez, Aguadilla, Isabela, Manatí, Dorado y Luquillo para regresar nuevamente a San Juan. El viaje tiene una distancia no mayor a 500 kilómetros por lo que se sugiere rentar un automóvil con un buen GPS pues las carreteras están en condiciones adecuadas, son seguras y se puede disfrutar durante el recorrido de hermosos paisajes y atardeceres.

San Juan
Los establecimientos de alimentos y bebidas de los principales destinos turísticos son la columna vertebral para poder dar a conocer el patrimonio cultural gastronómico de los países, ya que si cuentan con un buen servicio de clase mundial, los meseros o camareros se convierten en los “embajadores turísticos del lugar” ya que en este primer contacto, si exceden las expectativas, se logrará que el turista tenga confianza y deseos de buscar experiencias gastronómicas autóctonas, más allá de los “típicos lugares turísticos populares”, ya que se aventuran al interior del país buscando la raíz de esos platos o bebidas que ha degustado en los restaurantes en primer instancia, llevando beneficios económicos a las comunidades que son creadoras y dueñas de este valioso patrimonio que siempre ha existido. Un buen inicio es comer en el Restaurante Raíces que ofrece una atmósfera muy agradable con platos tradicionales como el piqueo o picadera y los mofongos rellenos elaborados con plátano verde. De igual modo otra muy buena opción costo-beneficio para la gente local es el Café Manolin donde compartirá con puertorriqueños y algunos turistas que desean ese sabor más casero y tradicional.

Restaurante Raíces
Restaurante Raíces
Piqueo
Piqueo

Le recomiendo que el postre sea una experiencia diferente y se deleite en el Choco Bar en donde aprenderá de la historia del chocolate mientras se deleita con un sinnúmero de delicias que puede acompañar con un Ron o un Daiquiri de Chocolate. El Café tan necesario para reanimar al cuerpo en las largas aventuras gastronómicas y turísticas, debe tomarlo en Cuatro Sombras, pida el caracolillo que es considerado un defecto del grano y que lo vuelve único y ¡es muy bueno!. Por supuesto que antes (para abrir apetito) o después de una suculenta comida (para bajar el estómago) lo más apropiado es ir a conocer el Castillo de San Felipe del Morro que es patrimonio mundial (UNESCO) o hacer una visita a las espectaculares instalaciones de Casa Bacardi cuya entrada es libre y ¡le ofrecen dos bebidas de cortesía!

Una alternativa más formal y elegante es el Restaurante Pikayo del reconocido Chef Wilo Benet, quien incluso tiene un muy buen libro Puerto Rico Sabor Criollo, que ofrece comida internacional con un rincón de platos típicos presentados con altas técnicas culinarias como el bistec encebollado.

Restaurante Pikayo: Bistec encebollado
Restaurante Pikayo: Bistec encebollado

Ponce
Con la sensibilización gastronómica en San Juan ya estábamos preparados para iniciar el recorrido por la isla, por lo que muy temprano nos dirigimos a la ciudad de Ponce que es considerada la “Ciudad Señorial” aunque dicen algunos expertos en gastronomía que podría ser la Capital del Ron por encontrarse ahí la productora del Ron Don Q el más consumido por los puertorriqueños aunque lamentablemente tienen que exportar toda la melaza y no tienen visitas turísticas, y que bien podría ser un patrimonio material mundial reconocido por el país y la misma UNESCO, por lo que representa en la Ruta del Ron. Para comer nos recomendaron el Restaurante Lola Ecléctica Cuisine donde el Chef Ángel Santiago trabaja en varias fusiones con la gastronomía Boricua en un ambiente colonial/ecléctico. Usando ingredientes del país que transforma con técnicas y sabores asiáticos. Comimos croquetas de amarillos (plátano maduro) y chorizo, así como de risotto y queso, pescado dorado empanado en mezcla de bacalaítos y carteritas de hojaldre rellenas de chorizo.

Para cerrar con broche de oro una gran comida es necesario el postre y que mejor sea uno del gusto popular y el favorito de los mismos lugareños, por lo que fuimos a la plaza principal donde se encuentra king’s cream conocido por los ponceños como helado de los chinos. Un lugar icono en Ponce donde puedes disfrutar de una variedad de helados hechos con frutas del país, donde comí uno hecho de coco, sin embargo no podíamos dejar también de comer el famoso bizcocho de naranja con frutas tropicales y coco del Restaurante La Casa del Chef (avenida cuatro calles) que es espectacular. Evidentemente después de dos postres nuestro cuerpo demandaba un buen café para seguir el camino y no podía ser cualquier café (en Ponce encuentras varias empresas dedicadas a tan emblemático producto de la isla) por lo que decidimos degustarlo en Café Mayor un establecimiento artesanal, localizado en la calle mayor 2638 esq. Aurora. Famoso por haber ganado premios en Europa y vender a tiendas de muy alto poder adquisitivo en Inglaterra, donde nos atendió Luis Valldejuly y su madre, que nos dieron toda una cátedra sobre sus procesos de café, las particularidades que diferencian su producto del producto comercial y sobre todo una muestra de la hospitalidad de los boricuas. El grano de café usado proviene de siembras del barrio Gripiñas al norte de Ponce. Pudimos probar dos tipos de tuestes el liviano y el espresso ambos de calidad superior.

Bizcocho de naranja con frutas tropicales y coco
Bizcocho de naranja con frutas tropicales y coco
Café Mayor
Café Mayor

Cabo Rojo
Rumbo a Mayagüez donde pernoctaríamos, nos encontramos con el pintoresco y tranquilo poblado de Boquerón donde pudimos probar con mucho valor las ostras y almejas locales que no se encuentran en las mejores condiciones higiénicas pero que al ser frescas era imposible no hacerlo a pesar del temor de enfermarnos por la falta de inocuidad y manejo higiénico de alimentos que es un problema generalizado en América lamentablemente. Por aquello de las dudas y con eso de que el alcohol mata la bacteria, tomamos una buena variedad del llamado chichaito, bebida tradicional que es una mezcla de ron y concentrados de jugos naturales. Ya con el aperitivo y el estómago preparado, nos dirigimos a unos 15 minutos de Boquerón y todavía en Cabo Rojo al Restaurante Piñeiros Latin Cuisine propiedad del Chef Luis Piñeiro quien nos deleitó con varios platos, piononos con tocineta y crudo de camarones, canastillas de pana con carne de búfalo, salmón y piña caramelizada, pescado mero en corteza de coco y pan acompañado de risotto de coco. En general los productos son de la región y cuenta con las langostas más frescas y un servicio hospitalario y carismático brindado por el Chef y su familia.

Chefs Luis Piñero y Roberto Hernández
Chefs Luis Piñero y Roberto Hernández

Mayagüez
Ya repuestos del maratón gastronómico del primer día, decidimos ir a desayunar a E. Franco ya que es muy visitado por los locales por su famoso brazo gitano, pan envuelto relleno de queso, de igual modo comimos un típico sándwich de jamón, queso y huevo en pan sobao. Rica comida aunque el servicio deja mucho que desear pero vale la pena la visita.

Aguadilla
Como ya he comentado Puerto Rico cuenta con problemas de abastecimiento de productos regionales endémicos, sin embargo el Restaurante Desecheo propiedad de César Santiago, conforma su menú con un 80% de productos de la región, por lo que ofrece platos muy tradicionales, bien presentados y con buenas porciones tales como; chuletas kan kan, queso fresco frito del país, trifongo (yuca, amarillo y plátano) con churrasco y setas, mofongo con pollo, dorado en salsa criolla y finalizamos con unas barriguitas de vieja de postre.

Restaurante Desecheo: Trfongo
Restaurante Desecheo: Trifongo

Isabela
Lugar paradisiaco para los surfers, los corredores en playa y para los amantes de los bellos paisajes, donde nos deleitamos varios minutos viendo el mar con una medalla cerveza tradicional del país. Al salir rumbo a la carretera pregunte por la famosa Cara del Indio en la piedra, donde además de tomarse la foto, visite a un costado un peculiar puesto de ricas empanadas asadas de yuca y jueyes (cangrejo azul que incluso son considerados mascotas) que esta dentro de una cueva que posiblemente hace miles de años fue un arrecife.

Arecibo
Es famoso por sus espectaculares playas pero también por el Restaurante Salitre con muy buenas instalaciones de principio a fin, incluso cuenta con un pequeño hotel boutique al cual me gustaría algún día regresar y si es ¡acompañado mejor!. Cuando entras al restaurante lo primero que te muestran son los pescados frescos de la región, ves caras hospitalarias y sonrientes como la del propietario Luis Jiménez quien nos recibió con los brazos abiertos y rápidamente nos hizo sentir como en casa, recomendándonos unos piquillos rellenos de Setí (un pescadito de ¼ pulgada de longitud que sólo se puede conseguir tres veces al año en ciertas localidades de la isla) y unas exquisitas empanadas de pez león, terrible depredador del Caribe que bien preparado sabe delicioso y que al comerlo se aumenta la demanda y pesca del mismo.

Restaurante Salitre: Pescados frescos
Restaurante Salitre: Pescados frescos
Luis Jimenéz
Luis Jimenéz

Manatí
Para los amantes de la enogastronomía y el agroturismo, la visita a la Finca Frutos del Guacabo es una parada obligada, ya que sus propietarios Efrén Robles y Angelie Martínez producen con la técnica de hidroponía artesanal productos tales como; berro, lechuga variada, germinados, cilantrillo, albahaca, kale, entre otros. Al mismo tiempo están llevando a cabo pruebas para producir queso de cabra estilo chevre.

Dorado
Puerto Rico cuenta con una infraestructura turística de primer mundo, esto lo avalan grandes marcas de prestigio mundial como la cadena Ritz Carlton que tiene dos propiedades una de ellas en el Dorado, donde los “foodies” y amantes de los grandes cocineros podrán darse gusto en el restaurante Mi Casa by José Andrés, que usa en este Ritz Carlton Reserve, un 40% de ingredientes del país para confeccionar un menú que se acerca bastante al estilo criollo pero en unas preparaciones en técnicas y presentaciones mucho más elaboradas y artísticas, claro el precio lo avala no es muy accesible. Pudimos degustar croquetas de queso y jamón Ibérico al igual que su interpretación de la tortilla española en una crema espumosa.

Luquillo
Es famoso por su corredor de “street food o comida de la calle mejor conocido como Quioscos de Luquillo que se encontraran a máximo 40 minutos de San Juan, un lugar que vale la pena visitar para ir de “chinchorreo” como le dicen los boricuas a ir de lugar en lugar comiendo algo sencillo como las empanadas típicas de chapín y langosta caribeña con una bebida para seguir hacia otros establecimientos en algunos casos bailando la ¡infaltable salsa!

Puerto Rico es una isla que cuenta con innumerables atractivos naturales como el bosque lluvioso del Yunque, defensa natural de la Isla, Culebra entre otros muchos pero es poco conocida por su gastronomía la cual debe potenciar como un segmento de turismo prioritario, desarrollando un sistema de seguridad alimentaria regional sostenible con una importante política de estado a favor de la agricultura que minimice las importaciones de la cesta básica y generando excedentes de productos endémicos que la fértil pachamama o madre tierra les ha prodigado para que con orgullo su patrimonio cultural gastronómico sea interpretado a los diversos segmentos de mercado del mundo como Alta Cocina Tradicional Puertorriqueña que seguramente como yo, quienes la prueben ¡se asombrarán y amarán deseando pronto regresar para seguir sus olores, sabores y sentir emociones por su enorme hospitalidad!

Circuito recorrido
Circuito recorrido

Agradecimientos
A Roberto Hernández, a todos los Chefs y personas que siempre con una sonrisa y hospitalidad me instruyeron acerca de su gastronomía y muy especialmente a Bárbara Mari-Pennock quien diseño el circuito y a su equipo Sandra y Damaris de Cultura Culinaria, quien me ilusionó e hizo realidad mi sueño de trabajar a favor del desarrollo planificado del Turismo Gastronómico Sostenible en Puerto Rico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *