Gastroexperiencias Perú

AGROTURISMO VIVENCIAL EN PERÚ: PARQUE DE LA PAPA

Perú

Es una realidad que Perú ha puesto su “boom gastronómico en los ojos del mundo como quedó demostrado en el 2º Congreso de Turismo Gastronómico organizado por la Organización Mundial del Turismo (OMT), El Basque Culinary Center y PROMPERU, en la ciudad de Lima, capital gastronómica del país, donde se reunieron grandes personalidades de la gastronomía Peruana como el Chef Gastón Acurio y Don Rafael Ansón, Presidente de la Real Academia Iberoamericana Gastronómica. Al término del evento quise visitar la famosa Ruta del Pisco, lo cual no fue posible para mi sorpresa, pues si bien existen los atractivos no hay un producto integral planificado para que pueda ser auto recorrido por un turista con la señalética, vías o paquetes bien estructurados por agencias de viajes especializadas.

Al no tener las garantías de seguridad para recorrer la inexistente ruta del pisco turística decidí gracias a una muy buena recomendación de mis amigos de la Universidad San Ignacio de Loyola tomar un avión para Cusco como antesala para visitar el Parque de la Papa. Me hospedé en el cómodo y hospitalario hotel boutique Don Ignacio que se encuentra a máximo 15 minutos caminando para llegar a la zona céntrica. Lo primero que hice al llegar fue beber un té de hojas de coca para evitar el mal de altura, ya que me encontraba a 3400 mts. sobre el nivel del mar y reposar dos horas para después salir con mucha calma a cenar a Baco un sitio muy acogedor con buena oferta de platos y vinos regionales. Por supuesto que el digestivo tenía que ser un buen pisco, así que al finalizar la cena me dirigí al Museo del Pisco donde nos ofrecieron una degustación de 4 tipos por 35 soles, ambos lugares muy cerca de la espectacular plaza de armas que es el corazón del Cusco.

Al otro día muy temprano iniciamos nuestro camino hacia el Parque de la Papa que se encuentra a unos 40 kilometros del Cusco, cruzamos por el inicio del valle sagrado de los incas donde paramos para extasiarnos con el paisaje que nos indicaba iniciaríamos una experiencia gastronómica mística e inolvidable. Para sensibilizarnos con la fauna del lugar visitamos a la mitad del camino el Santuario Animal de Cochahuasi donde nos explicaron todo acerca de las llamas, alpacas, vicuñas y el majestuoso Cóndor de los Andes. Continuamos hacia la ciudad de Pisaq que cuenta con un sitio arqueológico muy importante, así como una gran oferta de artesanías. Cruzamos Pisaq y seguimos por aproximadamente unos 30 minutos por un sendero sin asfalto, para llegar finalmente a la Comunidad de Amaru que tiene una altitud de 3900 metros donde ya nos esperaba el Sr. Adrián quien sería mi guía y anfitrión. Para iniciar mi experiencia en el parque de la papa que comprende cinco comunidades qeswas: Sacaca, Chawaytire, Pampallaqta, Paru Paru y Amaru. Todos los proyectos son administrados por las 5 comunidades bajo condiciones que aseguran la participación y beneficios colectivos de manera equitativa.

Valle Sagrado de los Incas
Valle Sagrado de los Incas
Cóndor de los Andes
Cóndor de los Andes
Traje Típico
Traje Típico

Para introducirme o presentarme en las comunidades me pusieron un traje típico precioso y me enseñaron palabras básicas de cortesía en quechua como símbolo de respeto y educación. Ya estaba listo para iniciar mi recorrido el cual fue sorprendente pues yo imaginaba un parque temático con una dimensión normal para poder conocer caminando pero en este caso el ¡Parque de la Papa abarca las 5 comunidades que cuentan con casi 9000 hectáreas! Por lo cual tuvimos que contratar un taxi para recorrerlo. Son muchos los problemas que enfrentan estas comunidades para preservar las más de 1500 semillas de papas diferentes que tienen documentadas y las semillas guardadas pues afortunadamente todavía utilizan métodos ancestrales para su siembra cuidado y recolección, sin embargo la plaga se ha fortalecido por lo cual tienen que sembrar la papa cada vez en tierras más altas. De igual modo las tierras que van heredando de generación en generación se reparten entre varios miembros de la familia por lo que la producción básicamente es de autoconsumo pues no pueden competir contra las grandes empresas trasnacionales, es por ello que han encontrado una fuente de ingresos y beneficios complementaria en el agroturismo vivencial que motiva el desplazamiento de excursionistas y turistas que ya no son solo observadores pasivos pues desean interactuar con las comunidades locales de manera respetuosa, sensible y sostenible para coadyuvar a su desarrollo y generarles beneficios de manera personal sin intermediarios.

El recorrido inició en la Comunidad de Sacaca donde se encuentra una tienda de hierbas medicinales y productos elaborados de manera artesanal para de ahí partir al Restaurante Papa Manka que tiene conceptos de la tradición culinaria indígena quechua y la Novo-andina que ofrece comidas, bebidas y pastelería a base de papa nativa del Parque de la Papa. Sus platos ofrecen diferentes combinaciones que balancean la diversidad de papas de color, con especies silvestres, domesticadas y la carne de alpaca. En la Comunidad de Pampallaqta se encuentra un sitio singular inca y el taller comunal de artesanías con textiles elaborados con las técnicas de antaño. Seguimos nuestro camino hacia la Comunidad de Paru Paru que se encuentra a una altitud de 3914 metros donde encontramos unas bellísimas lagunas con criadero de truchas y donde actualmente se esta construyendo un Museo Interpretativo de la Papa, muy importante para sensibilizar a los visitantes de este enorme patrimonio cultural agrícola y un vivero.

Restaurante Papa Manka
Restaurante Papa Manka
Laguna Paru Paru
Laguna Paru Paru
Museo Interpretativo
Museo Interpretativo

Ya al atardecer regresamos a la casa del Señor Adrían donde dormiría esa noche. Muy orgulloso me comentó que eran autosostenibles en su consumo de alimentos, ya que cuenta en con más de 80 especies de hierbas, tubérculos, frutas, granos… y animales como vacas, burros, puercos y el tierno pero delicioso cuyo o conejillo de indias. Me pidió le ayudara a recolectar algunos de estos insumos para llevárselos a su esposa que nos preparó una deliciosa cena que compartí con algunos miembros de la familia con quienes interactúe e intercambiamos información de nuestras vastas culturas y cosmovisiones. Fue una velada inolvidable llena de inspiración frente al fogón que ardía como mi corazón por esta gran experiencia.

Dormí muy rico, pero si necesito decir que se debe ser intrépido pues si está acostumbrado a un baño en su mismo cuarto con todas las comodidades, aquí no lo encontrará pues tendrá que salir unos 100 metros fuera de la casa y realizar sus necesidades básicas de manera coloquial y en sentadilla pues no hay W.C. Al siguiente día muy temprano la esposa del Sr. Adrián ya nos tenía preparado el desayuno, un chocolate caliente con agua y un robusto caldo o potaje por supuesto de varios tipos de papa, ideal para el gran esfuerzo físico que nos esperaba, ya que íbamos a trabajar juntos para recolectar papas.

Quinua en la casa del Sr. Adrián
Quinua en la casa del Sr. Adrián
Esposa Sr. Adrián
Esposa Sr. Adrián
Cena con familia Sr. Adrián
Cena con familia Sr. Adrián

A las 7:00 a.m. empezamos nuestro ascenso pasando por senderos y recovecos que sólo mi guía el Sr. Adrián y sus ancestros conocían, por momentos imaginaba caminado delante de mi a un majestuoso inca. Es inenarrable todas las sensaciones que tuve con aquellos paisajes que te quitaban el aliento pero no podía parar de lo contrario hubiera perdido a aquel hombre de más de 70 años, veloz cual gacela y fuerte cual roble gracias principalmente a su sana alimentación y salud por el ejercicio al hacer casi diario aquel recorrido de casi 9 kilómetros de ida y vuelta. Por fin con el corazón en la boca llegamos casi a 4400 metros donde estaban los cultivos de la papa.

El Sr. Adrián me instruyó con paciencia y sabiduría como debía sacar la papa con una especie de pico que me proporcionó, advirtiéndome que si golpeaba y rompía a la papa, esta me castigaría con fuertes dolores en los brazos. Aclarando el punto vi primero como lo hacía, para posteriormente de manera débil e insegura tratar de hacerlo yo. Fueron realmente pocas papas aunque de muchas variedades las que pude cosechar pero el meter mis manos entre la tierra para no golpearlas y poderlas percibir para después extraerlas, fue una comunión con la tierra o la pachamama.

Sr. Adrián cosechando papas
Sr. Adrián cosechando papas
Respeto a la Pachamama
Respeto a la Pachamama

Ya de regreso a Amaru mientras bajaba aquellas montañas en donde se quedaba un pedazo de mi, reflexioné acerca de lo mucho que se debe ayudar a estas personas que tienen una gran voluntad y hospitalidad para atender a los visitantes, pero que les falta mayor conocimiento y preparación para evitar el crecimiento desordenado por falta de planificación y profesionalización de parte de los mismos prestadores de servicios como el Sr. Adrían y su familia, pues si bien el turismo trae beneficios también tiene efectos negativos por lo que este tipo de experiencias agroturísticas vivenciales no son para las masas, deben enfocarse a segmentos de mercado con un alto nivel sociocultural, con una profunda sensibilidad y respeto para las tradiciones de las comunidades receptoras, para que su actuar les genere beneficios y coadyuve a su sostenibilidad.

Mapa del Parque de la Papa
Mapa del Parque de la Papa

Mayores Informes y Reservas para el Parque de la Papa
Asociación de Comunidades del Parque de la Papa 
Pisaq – Cusco, Perú
Contacto: Cristian Terry Galiano
Tel: (51 84) 245021
Celular Sr. Adrián 995387054.

Agradecimientos al Dr. Guillermo Graglia, Decano de la Universidad San Ignacio de Loyola y a Diana Guerra, Directora de la Carrera de Administración en Turismo por su apoyo en la logística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *